SECCIONES

A LA CHILENA

SERVICIOS

HERRAMIENTAS

CORPORATIVO
EMPRESAS
Socio de IAB CHILECertifica.com
RECORRIENDO CHILE

IGLESIA Y CONVENTO DEL BUEN PASTOR

Iglesia y Convento del Buen Pastor

La congregación de origen francés, dedicada a auxiliar a mujeres jóvenes vulneradas, levantó el complejo de templo y convento a mediados del siglo XIX, al otro lado del río Mapocho, en la calle Rivera N° 2001, comuna de Independencia. Un extraño caso empañó sus primeros años y les hizo una mala fama. A pesar de esto, su importante y discreta labor se ha extendido por más de 150 años.
 
Con los años, la institución no pudo mantener las edificaciones ya declaradas Monumento Histórico y después de algunos años de abandono, e incluso saqueo, fue donada a la Fundación las Rosas, donde actualmente funciona su Hogar N° 3.

La Congregación en Chile, un Comienzo Difícil
Las hermanas del Buen Pastor, fue fundada en Francia en 1835, por la religiosa Santa María Eufrasia de Pelletier. En el año 1855 la congregación llega a Chile y funda en la ciudad de San Felipe, la primera casa que acoge a niñas y jóvenes en situación de abandono y desprotección.

Tres años más tarde se funda una casa en Santiago. A dos años de funcionamiento la organización interna del convento sufre un fuerte desorden debido a posibles casos de Histeria de algunas internas. El particular y escandaloso trastorno síquico ya era conocido en Europa y en Chile se reportaban algunos casos. Sin embargo, por total desconocimiento de este comportamiento, la institución cayó en desacreditación pública y comenzó una caza de brujas en su contra, con la consiguiente suspensión del noviciado. 

Fue entonces que Josefa Fernández Concha, una joven de alta alcurnia, consagrada recientemente a la vida religiosa, logra reencausar el orden y la labor  de la congregación. Al poco tiempo aumentaron las  vocaciones y junto con esto, los proyectos de abrir nuevas casas de acogida, tanto en Chile como en países como Uruguay, Argentina, Brasil y Paraguay.  Josefa Fernández falleció en 1928 en Argentina, donde están sus restos. Su proceso de beatificación esta en curso.

Hoy la obra de la congregación se mantiene en plena vigencia y cuenta con 13 casas de acogida en Chile, entregando ayuda a mujeres y niñas que sufren de diversos problemas.

El Rescate de la Construcción
En el año 1972, por graves problemas estructurales en la construcción, la sede provincial de la congregación deja de funcionar en Rivera y se traslada a la sede Aldea de María Reina, en Puente Alto. Este mismo año, el templo y el convento son decretados como Monumento Histórico. De aquí en adelante las propiedades que ocupan unos 2.700 mts cuadrados, quedan en desuso y comienzan a deteriorarse.

Dada la situación apremiante y sin salida, en una acción radical la Superiora Provincial de la congregación, envía una carta al vicepresidente de la Comisión de Monumentos Nacionales, fechada en el año 1977, donde le pide que se considere derogar el carácter de Monumento. Lo más probable que con la intención de vender, ya que un propiedad declarada monumento casi no puede ser modificada no menos demolida. Por otro lado, la Comisión tampoco está facultada para entregar recursos.

Según los informes de esta carta, el templo estaba dañado en gran parte de su estructura y techumbre y había sido víctima de saqueos: se roban los muebles de la sacristía, las puertas de las custodias, los mármoles que revestían los altares e incluso rompen las criptas (mantenerlas al interior era una antigua costumbre católica). Aún se observan detalles de este último desastre en algunas lápidas.

La congregación ofrece las propiedades al Arzobispado y a otras instituciones religiosas, pero ninguna las acepta; incluso la ofrecen en comodato a carabineros, pero estos no estaban dispuestos a asumir los costos de la reparación.

La petición fue denegada, considerándose que los informes eran exagerados. Fue entonces que las propiedades fueron donadas a la Fundación Las Rosas en el año 1982, con la consiguiente y positiva recuperación a través de los años.

La Arquitectura
La construcción del convento se inicia el año 1857 y la del templo en 1862, quedando terminada en 1862. Su arquitecto es Eusebio Chelli, el mismo que construyó la capilla de San Paul, en los actuales recintos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile.

Ambas comparten el estilo neoclásico y una particularidad muy poco desarrollada en el país, esto es la planta en forma de cruz latina, donde dos brazos nacen del centro y hay un gran espacio hacia atrás del altar. Sobre este, una bóveda deja entrar la luz. Sus dos principales torres tienen reminiscencias góticas, por su forma de punta.

Construida con muros de adobe (al igual que el convento), aun mantiene mármol en diversas superficies y columnas. Aun se mantienen hermosos muebles de madera tallada, como el púlpito o los confesionarios.

 

Por Alejandro Dreisziger

Compartir Share/Bookmark
blog comments powered by Disqus


Reserve Hotel

Destino
Fecha de llegada
calendar
Fecha de salida
calendar

Destacamos

$destacado->arti_titulo

Hotel La Leonera Renueva su Cocina

Toda una nueva propuesta basada en la tradición chilena es la oferta que está desarrollando este tradicional lugar de la mano del chef Gonzalo Cruz, quien esta vez comparte con Chile.com la receta de una Pastelera de Choclo en Filete al Jengibre, una tentación en medio de la naturaleza…
leer más

$destacado->arti_titulo

La Langosta de Juan Fernández

El Restaurante Squella aún puede sorprender, especialmente de la mano de su nuevo chef, Juan Ramírez, quien ha llegado decidido a potenciar sus sabores, incluyendo la langosta que hoy comparte con nosotros...
leer más