SECCIONES

A LA CHILENA

SERVICIOS

HERRAMIENTAS

CORPORATIVO
EMPRESAS
Socio de IAB CHILECertifica.com
VINOS DE CHILE

CARMENÈRE

Aromas y sabores: cuando se le trata como es debido, el Carmenère huele a frutillas, a chocolate, a moras maduras. En la boca sus taninos por lo general son suaves y su acidez es más baja si se le compara con el referente habitual del Cabernet Sauvignon. Por lo mismo es un vino amable, abordable en el corto plazo lo que no excluye que los exponentes más concentrados (y sobre todo mezclados con Cabernet Sauvignon) tengan un interesante potencial de guarda.

Gastronomía: un Carmenère varietal, joven, ligero puede perfectamente servirse más frío y acompañar a un pescado como el salmón, la corvina o el atún. Las versiones más concentradas, con paso por madera, van perfecto con pastas bajo salsas en base a crema, parmesano o tomate. Por mucho tiempo en Chile se pensó que el Merlot, el famoso y acaramelado Merlot, era eso y no otra cosa. A principios de los años 90, sin embargo, el profesor Claude Valat de la Universidad de Montpellier, puso la voz de alerta. "Bien señores, no sé lo que es, pero estoy seguro que no es Merlot" dijo Monsieur Valat. Tiempo después, el ampelógrafo Jean Michel Boursiquot dejó las cosas en claro. "Esto es Carmenère".

Por supuesto que el asunto no fue tan simple. La verdad es que muchos de los viñedos chilenos no son puros lo que significa que en un mismo predio, bajo el rótulo Merlot, había Cabernet Franc, Merlot, Carmenère. Una ensalada que con el avance de la viticultura nacional se ha ido aclarando. Pero volvamos al Carmenère. Los más entusiastas dicen que esta cepa será, en un futuro muy cercano, la bandera tinta de Chile tal como el Malbec lo es para Argentina o el Tannat lo es para Uruguay. Sí, puede ser, pero todavía falta mucho.

El Carmenère es una cepa que tiende a ser excesivamente vegetativa, "Se va en vicio" como dice los campesinos chilenos, es decir, produce muchas hojas en desmedro de la calidad de las uvas. En suelos fértiles, con agua en abundancia, sin un manejo de las parras adecuado, el Carmenère se relaja y los vinos que se obtienen ofrecen ese inconfundible aroma a pimentón verde junto con notas a hojas secas, a palo. Nada muy agradable.

Esto es un asunto más o menos comprendido y la tendencia entre los productores más importantes es a plantar en laderas o, si no es posible, a manejar el viñedo de la forma más prolija posible. Un último punto es que la suavidad tánica del Carmenère, unido a su baja acidez, a su magnífico color y a sus encantadoras notas aromáticas lo hacen ser un vino abordable, rico. Los mejores exponentes chilenos hoy, sin embargo, han optado por mezclarlo con la potencia, la austeridad y la elegancia del Cabernet Sauvignon. Los resultados han sido sorprendentes.

Para los que gustan de la historia, les contamos que en el Burdeos pre-filoxérico, el Carmenère tenía un papel más que honroso en los grandes tintos de esa zona. Sin embargo, su madurez tardía, su pobre comportamiento en porta-injertos y su susceptibilidad a una enfermedad conocida como Coulure (problemas con la determinación de la fruta luego de la floración) terminaron con su reinado.


Compartir Share/Bookmark
blog comments powered by Disqus


Reserve Hotel

Destino
Fecha de llegada
calendar
Fecha de salida
calendar

Destacamos

$destacado->arti_titulo

La Buena Parrilla de Las Carnes de Morandé

Un buen fuego, un excelente corte y un experimentado parrillero hacen la mezcla perfecta en estos restaurantes que conquistan a través del aroma y sabor de sus carnes. Hoy nos ofrecen la receta de un Filete Paillar. Simplemente delicioso...
Otras Recetas Chilenas
leer más

$destacado->arti_titulo

Hotel La Leonera Renueva su Cocina

Toda una nueva propuesta basada en la tradición chilena es la oferta que está desarrollando este tradicional lugar de la mano del chef Gonzalo Cruz, quien esta vez comparte con Chile.com la receta de una Pastelera de Choclo en Filete al Jengibre, una tentación en medio de la naturaleza…
leer más