SECCIONES

A LA CHILENA

SERVICIOS

HERRAMIENTAS

CORPORATIVO
EMPRESAS
Socio de IAB CHILECertifica.com
COMUNIDAD

EL CINE TRIPLE X EN CHILE

“La producción de películas pornográficas en nuestro país ya puede ser catalogada como de una verdadera industria de cine Triple X”, afirma Leonardo Barrera, uno de los directores que encabeza la lista de realizaciones de rodajes eróticos en Chile.

Pese a que hasta hace menos de un año, el mismo Barrera describía al negocio como “incipiente”, al estar rodando hoy su cuarto filme, “Deseos e Intrigas Ardientes”, el director se atreve a decir que el panorama ha cambiado en nuestro país.

“Creo que a partir de este último trabajo podemos hablar del nacimiento de una industria, ya que las características de producción, distribución y exhibición reflejan una negociación profesional, propia de un mercado organizado y eficiente. Además, estamos generando una cadena de empleo que es considerable”, asegura.

No obstante, reconoce que el mercado chileno es muy reducido, por lo que al producir una película es importante tener garantizada su entrada en el extranjero. Además de tomar en cuenta que la realización criolla es reciente, Barrera cree que influyen características de nuestra idiosincrasia para no ser asiduos a la exposición de material erótico. “Al chileno no le gusta exponerse, que lo identifiquen viendo una película Triple X”.

Pese al incipiente desarrollo, se trata de una evolución bastante rápida, si se considera que el 2000 fue el primer año en que se filmó en nuestro país un material del género erótico. Desde esa fecha hasta ahora, se han rodado cuatro cintas nacionales, de las cuales tres fueron realizadas de la mano de Barrera. Y eso, sin contar con esta última, con la que la lista total asciende a cinco producciones en menos de tres años.

“Historias de una Adolescente (Ninfomaniaca)” (2000), “Hanito, el Genio del Placer (2001); “Apelación Sexual” (2001), todas de Barrera, son los títulos que junto a “Pan Caliente” del realizador Rocco de la Vega conforman la filmografía Triple X chilena.

La distribución del material erótico criollo fue posible -a partir del 2001- debido a la decisión adoptada por el Consejo de Calificación Cinematográfica de aceptar la realización de películas con contenido erótico, excepto aquellas que incluyeran aspectos considerados como aberraciones sexuales: pedofilia, zoofilia y otros derivados. Aunque en un comienzo éstas sólo se realizaban en formato de video para su difusión y exhibición, en la actualidad esa realidad se ha extendido significativamente: Barrera ya tiene garantizada la distribución en cines (existen cuatro Triple X en Santiago), video-clubs, Internet y sexs shops. Este último canal es el que implica un mayor volumen, puesto que en estos locales se contempla la venta del material al público.

Realizada con tecnología digital en todas sus etapas de producción, la comercialización de esta película ya está garantizada en el extranjero, específicamente en España. En conversaciones se encuentra su exportación a mercados latinos, hacia países como Argentina y Brasil, entre otros.

Si bien Barrera estima que existe un esfuerzo por alcanzar niveles de calidad en las producciones nacionales, el presupuesto es la principal restricción para conseguirlo. “En general, las sumas no superan los cinco millones de pesos por película, es más, promedian cerca de 3,5 millones; mientras que en otros países se invierten cantidades sorprendentes”, cuenta. El negocio está en que las utilidades, en muchos casos, duplican el capital inicial.

En la misma línea, el director admite que los sueldos a los protagonistas son bajos. Aunque reacio a dar cifras concretas, Barrera revela que la paga de los hombres es infinitamente menor en comparación con la de las mujeres. Incluso confiesa que a veces no se les cancela nada. “Es lógico, ellos son los que más disfrutan al ejercer su papel. Además, es un asunto de mercado, ya que cuando ponemos un aviso en el diario buscando gente que se interese en formar parte de la compañía, llegan 500 hombres y apenas tres mujeres”, describe.

Ofrecer remuneraciones que bordean los 300 dólares por película es la cifra que Barrera da a conocer como estimativa al hablar sobre los sueldos de sus actores. Ahí es cuando justifica que pese a que se ha logrado cierto profesionalismo, insiste en que el mercado chileno sigue siendo muy reducido. Por ejemplo, dice que su última cinta “Apelación Sexual” alcanzó un récord de seis mil visitas durante los ocho días en que se exhibió en una sala de cine.

Al describir el perfil de quienes consumen material pornográfico en Chile, el realizador cuenta que, “hay de todo: jóvenes, viejos y también mujeres, pero el denominador común es que no quieren ser identificados”.

“Quiero Ser una Porno Star”
Pamela Serrat, una joven chilena que actúa en películas eróticas, comparte la idea de que la producción pornográfica nacional es un negocio que está creciendo.

Con sólo 24 años, esta chica oriunda de Puerto Varas ya tiene tres rodajes en el cuerpo y otro en carpeta. Su primera incursión en el cine erótico fue en Argentina, donde estaban haciendo una película que iba a ser enviada a Japón, un mercado con una alta demanda de este tipo de cintas. Después de pensarlo un poco decidió lanzarse en esta aventura, concretando su participación en “Los Archivos Triple X”.

“Aunque en Chile el cine porno todavía se ve como algo feo, algo malo, considero mi trabajo como cualquier otro”, dice. Tras su primera película siguió su carrera en Bolivia, donde protagonizó “La Universitaria”. Fue después de esa experiencia que llegó a Chile para participar de una de las primeras cintas Triple X criollas: “Apelación Sexual”. Adelanta que se encuentra en carpeta una nueva producción porno chilena que ya tiene su guión listo y tratará sobre el tema de los chat eróticos.

Serrat califica las realizaciones nacionales como muy serias y profesionales y les proyecta un muy buen futuro. De hecho, su sueño es convertirse en la gran estrella porno “star” chilena. “Se ensaya mucho y se logra un ambiente muy especial entre los actores hasta poder entrar en una confianza, momento en que se te va toda la vergüenza que se pueda tener”.

Además, revela que existe una gran preocupación por adoptar medidas de prevención y seguridad. “Hoy en día, y a raíz del Sida y todas las enfermedades de transmisión sexual (ETS) que existen, ya casi no se realizan filmaciones sin la presencia de preservativos para cuidar la salud de los actores y actrices participantes”. Exámenes de VIH, embarazo, entre otros, se realizan antes de comenzar el rodaje.

Cuenta que lo más complicado a la hora de dedicarse al cine erótico fue la reacción que iba a tener su familia. La respuesta que recibió de parte de ellos la sorprendió: “Lo aceptaron. Pasó algún tiempo, pero lo hicieron”.

OPINA AQUÍ-->¿PARTICIPARÍAS EN UNA PELÍCULA XXX CHILENA?

Compartir Share/Bookmark
blog comments powered by Disqus


Reserve Hotel

Destino
Fecha de llegada
calendar
Fecha de salida
calendar

Destacamos

$destacado->arti_titulo

Madre Soltera por Opción

Profesionales exitosas sienten que algo les falta. Al llegar a los 30, se saltan las convenciones para concretar el deseo de ser mamás…
leer más

$destacado->arti_titulo

Osadía, Un Retorno Esperado

Hace poco abrió sus puertas y ya está dando que hablar. Fuimos tras los sabores de esta nueva propuesta y aprovechando las festividades que se acercan, solicitamos los pasos para elaborar una apetecible parrilla de mariscos al estilo Von Mühlenbrock...
leer más