SECCIONES

A LA CHILENA

SERVICIOS

HERRAMIENTAS

CORPORATIVO
EMPRESAS
Socio de IAB CHILECertifica.com
RECORRIENDO CHILE

DE PUCÓN A SAN
MARTÍN DE LOS ANDES

Cruzar una frontera es sinónimo de papeleos, malos ratos y funcionarios de caras largas. Sin embargo, hay muchos pasos cordilleranos que lindan con Argentina que guardan sorprendentes aventuras, paisajes de antología y gente encargada de los trámites aduaneros con el mínimo de ganas de incomodar.

Uno de estos pasos es Mamuil Malal que une a las localidades de Pucón y San Martín de los Andes, por el lado trasandino, dejando en evidencia una ruta hermosísima y muy fácil de realizar y en que se pueden efectuar varias paradas significativas.

Comienzo de la Ruta
Para empezar hay que seguir el camino que sale de Pucón hacia Caburgua hasta el kilómetro 7 y recién ahí tomar el desvío que lleva a la frontera. Desde entonces comienza una impresionante visión de los volcanes Villarrica y Quetrupillán entre impresionantes formaciones montañesas, pletóricas de bosques y en que el camino va siendo cada vez más cercado por los cerros.

Desde aquí ya comienzan las tentaciones para detenerse un par de horas al encontrar las Termas de Palguín luego de recorridos unos 20 kms. Si te decides por las aguas termales aprovecha de regocijarte con los saltos de Palguín. La China y El León, verdaderos atractivos de la zona.

Siguiendo la ruta original, te cruzarás con el villorrio de Catripulli (Loma Cortada en mapudungún), en el que encontrarás a artesanos talladores en madera y las cercanas Termas de San Luis y Menentué, en las que aparte de las reparadoras propiedades del agua cordillerana, hay cabañas para arriendo en medio de la inmensa belleza escénica.

En el camino es posible encontrar iglesias solitarias de un estilo casi chilote y pequeñas casas hasta el km. 36 en que se encuentra el desconocido Curarrehue (Altar de Piedra), último poblado antes de la frontera. Con menos de dos mil habitantes, este hermoso pueblo merece una detención. Sus calles con subidas y bajadas, muestran la ascendencia de la mayor parte de sus habitantes: la raza mapuche, heredera de este paisaje centenariamente habitada por sus ancestros. De hecho, una de sus atracciones es un centro artesanal mapuche en donde es posible encontrar verdaderas obras de arte étnico y de la mano de sus verdaderos autores y no de los consabidos revendedores.

Hacia la Natura Profunda
De aquí en adelante avanzaremos por un camino de tierra, pero que próximamente se busca pavimentar para asegurar una mayor cantidad de turistas que visite la zona. No es para menos la preocupación de las autoridades ya que la naturaleza que rodea la ruta es de una impresionante belleza y esta frase es lejana al panfleto turístico. El camino es bello.

Mientras el río Trancura acompaña la travesía, las formaciones rocosas de las montañas van dejando con la boca abierta. Por un costado se encuentra el cerro Las Peinetas y Colmillo del Diablo, mientras que por el lado contrario, en medio de espesuras boscosas, se asoma el magnífico Volcán Lanín.

Cabe recalcar que esta parte de Chile pertenece al Parque Nacional Villarrica, por lo que las precauciones ambientales, llámese fuego mal apagado o basuras lanzadas desde el vehículo, son un flaco favor a la mantención de esta área protegida.

Es por ello que no debe extrañar la presencia de guardias de la CONAF al llegar a la frontera, ya que desde este punto hay una gran cantidad de trekkings que permiten internarse hacia el volcán Lanín o a los lagos Escondido y Huinfuica. Además hay lugares permitidos para acampar y los sabios consejos de los amigos de "Forestín".

Cruzando Fronteras
A cien metros de la caseta de CONAF se encuentra el Complejo Fronterizo Puesco, abierto todo el año hasta las 20 horas, que en época estival goza de un espectacular clima y sus funcionarios, diligentes y amables, hacen el cruce fácil y poco traumático. Aquí el bosque devora el camino y el silencio imanta todo.

Una vez echo los trámites de rigor el camino despide a Chile y en medio de un espectacular bosque de araucarias, cosa cada vez más difícil de observar, se entra en Argentina. Es bastante difícil precisar límites exactos que diferencien un país del otro, los 30 kilómetros que separan los puestos fronterizos de cada nación hacen creer que todo se trata de un mismo territorio, ya que la hermosura escénica es total. El volcán Lanín aparece majestuoso y completamente nevado, mostrando sus imponentes 3.700 metros de altura, posibles de ascender desde el lado chileno o argentino, ya que es una las tantas cumbres que compartimos.

Muchísimas araucarias dan el marco perfecto y el camino al llegar al puesto aduanero trasandino es ideal. Desde aquí es el mejor lugar para sacar fotografías a la colosal montaña y respirar su pureza ecológica. El trato fronterizo es ideal y relajado, dejando ganas de quedarse más tiempo acá, en medio de acentos "che" y mates varios.

El Hermoso San Martín
Luego de salir de la frontera, el camino comienza a despedir al Lanín y los bosques, lentamente, van desapareciendo y formando el clásico paisaje patagónico argentino: la pampa. Aún así la ruta no pierde belleza, pero es de otro tipo, menos abultada de colores y más melancólica.

A 80 kms. aparece Junín de los Andes, pequeño poblado que se enorgullece de tener una de las mejores zonas de pesca deportiva de la zona y 50 kms. más allá, el camino vuelve hacia la cordillera y se encuentra San Martín de los Andes.

De unos 50 mil habitantes, sorprende por su belleza ya que se encuentra en medio de cerros llenísimos de vegetación y a las orillas del lago Lacar, desde donde es posible tomar excursiones fluviales.

Las calles son amplias, las casas grandes y con hermosos jardines, en el que se nota una preocupación ciudadana. El resto es variados restaurantes, bares, locales de ropa y para deportes outdoors. Cercano se encuentra el centro invernal Chapelco, que en verano da una impresionante vista sobre el lago y el comienzo de la afamada ruta de los Siete Lagos que une cordilleranamente a San Martín con el otro santo famoso local: San Carlos de Bariloche.

En suma, son 190 kms., para disfrutar una naturaleza desconocida y perfecta, con zonas para divertirse, descansar y respirar paz. Una ruta llena de secretos, en que es posible perderse por días y en que hay dos ciudades bellas a cada lado de la frontera.

Como en toda nota, esta es una invitación de la que seguro las palabras quedan cortas y en que el arrepentimiento no tiene cabida. Si va a Pucón, inténtelo, es apuesta segura.

Por Jorge López Orozco

DATOS UTILES.
* ¿Cómo Llegar?
En auto abastecimiento en Pucón, Curarrehue, Junín y San Martín. Hay posibilidades de hacer la ruta en bus desde Pucón por unos $9000 pesos.
* Frontera: Es necesario solamente el carné de Identidad, papeles del automóvil y si viaja con un menor sin alguno de los padres, permiso notarial. El horario es de 09:00 a 20:00 horas.
* Precios de termas y alojamientos en el camino es más seguro averiguarlos al día en: www.puconturismo.cl 

Compartir Share/Bookmark
blog comments powered by Disqus


Reserve Hotel

Destino
Fecha de llegada
calendar
Fecha de salida
calendar

Destacamos

$destacado->arti_titulo

El Telar: Tejiendo Sabores

Hace un año comenzó este pequeño restaurant de comida chilena. Comparten con nosotros un delicioso “Filete Telar”, donde el piñón es el invitado de honor…
leer más

$destacado->arti_titulo

El Caramaño, Una Picada de Años

Nos sorprende con un tradicional osobuco al vino blanco y una excelente promoción para los lectores de Chile.com: quienes mencionen este artículo obtendrán una plato de entrada gratis...
leer más